RELATOS PARA NO PERDERSE EN EL MUSEO

Artes Visuales - Teatro

Público: Jardín de infantes y de 1º a 7º grado de primaria

1/15

¿A qué huelen las palabras de los museos? ¿Son saladas o dulces? ¿Están a la vuelta de la esquina o perdidas por ahí? Los invitamos a buscar las voces que crecen en los museos de arte. Las de los objetos y las de los visitantes, las de los textos y las de los sueños… Están todos convidados a este paseo en donde no faltarán los cuentos y sobrarán las pistas para encontrar las palabras que no conocíamos de nosotros mismos.

 

El recorrido.

La mayor parte del tiempo los museos no tienen guías y los visitantes habituales suelen usar pistas para recorrerlos. Hay diferentes palabras que se ponen en juego para dejarnos huellas sobre las cuales armar la propia caminata. Los museos son espacios en donde el aprendizaje de la lengua se pone en acción y nos propone un uso que tiene algo de mapa del tesoro en donde el premio es distinto para cada uno.

Reconocer las palabras dentro del museo es aprender a encontrar las personales y a saber apoyarnos en ellas al llegar a espacios desconocidos, es dejar que lo que se aprende en la escuela tome una nueva dimensión y se vuelva herramienta.

 

En los museos hay carteles que indican lugares y dan información sobre las obras. Son textos e imágenes que muchas veces exigen conocimiento de códigos. Es interesante preguntarse para qué pueden sernos útiles y entender qué tipo de datos ofrecen (lo habitual es encontrar el título de la obra, los materiales, el tamaño y la fecha). También cuestionar su “sacralidad”. Son textos puestos ahí por personas que deciden contar solo una parte de lo que se ve dejando de lado muchísimos aspectos. En el recorrido se inventan carteles nuevos para desnaturalizar estos dispositivos y reconocer las omisiones y los posibles errores.

 

También el museo es un lugar para la palabra oral, la que se escucha y la que se dice, la que se calla y la que se imagina. Hay charlas entre visitantes, explicaciones de los guías, posibilidad de hacer silencio y una resonancia diferente. Las formas de relatos que se escuchan construyen diferentes mundos que ponen imagen y metáfora a lo que se ve. Los cuentos orales son una oportunidad para encontrar puentes entre lo diverso y hacer vivo el encuentro que puede suceder en el museo.

 

La palabra íntima se nutre de lo que aparece en las salas y lo que cada uno trae. Poner en diálogo las voces es abrir canales con espacio para la reinvención y el encuentro personal.

 

En la visita van a:

 

  • Analizar cómo es la entrada al museo y ver qué pistas nos indican los lugares o lo que vamos a encontrar dentro.

  • Analizar lo que dice algún cartel sobre una obra y jugar a cambiarlos

  • Inventar carteles imaginarios y graciosos.

  • Analizar y jugar con el folleto si la muestra lo tiene.

  • Escuchar historias que se relacionen con la palabra y el silencio mientras se mira una obra.

  • Percibir el silencio del espacio y lo que se siente al mirar las obras así.

  • Escribir o dibujar según lo que propongan las obras.

  • Jugar con las voces que propondrían las obras para hacerlas sonar en secreto y en forma de coro.

 

 

Valor de la entrada niños: $80. Consultá otras fechas disponibles en contacto@carruseldelasartes.com.ar